News & Blog

Calsea preparto: una estrategia para combatir la fiebre de la leche.

Calsea preparto: una estrategia para combatir la fiebre de la leche.

09/03/2020

HIPOCALCEMIA – FIEBRE DE LA LECHE
La Fiebre de la Leche (Paresia Puerperal Hipocalcémica) es una enfermedad metabólica que afecta a las vacas lecheras de alta producción entre las 24 horas previas al parto y las 72 horas posparto
Se produce cuando la vaca no logra mantener los niveles de Calcio dentro del rango fisiológico normal de 8,5 – 10,4 mg/dl (Goff, 2012) debido a la alta y repentina demanda de este mineral en el periparto a causa de la formación de calostro para la alimentación e inmunidad del neonato en sus primeros días de vida.
El manejo de la alimentación es clave durante el periodo de transición, afectando directamente la incidencia de Hipocalcemia. Los principales factores nutricionales de riesgo son los excesos de Ca y/o P, las deficiencias de Mg y los excesos de cationes fijos (K y Na) que determinan una diferencia catiónica-aniónica de la dieta (DCAD) altamente positiva.
Se da con mayor frecuencia en vacas de mayor producción y multíparas
Se han identificado muchos factores de riesgo asociados a la fiebre de leche. La raza, la edad y la producción de leche han sido los factores de riegos más importantes para esta condición. Las vacas Jersey y Guernsey son las razas más susceptibles a fiebre de leche, seguidas por las Holstein y Brown Swiss.
Una vaca que sufrió un caso de hipocalcemia al parto presenta 7.2 veces más de posibilidades de haber tenido un parto distócico, 5.7 veces más de posibilidades de padecer retención de placenta y 5.4 veces más de posibilidades de manifestar casos clínicos de mastitis durante los primeros 90 días en leche (Curtis y col. (1985) y Grohn y col. (1990)
Además de la clásica presentación clínica de la enfermedad, se producen pérdidas económicas de importancia debido a los casos sub clínicos.
Las pérdidas económicas incluyen los costos de tratamientos, las pérdidas en producción de leche y el incremento en los días abiertos.
Los animales presentan incoordinación e inestabilidad al caminar, caen y permanecen en decúbito esternal, en ocasiones con la cabeza orientada hacia su flanco, el animal se muestra apático, con los músculos fláccidos y si no son tratados pasan a un estado comatoso en decúbito lateral y mueren
La vaca tiene dos opciones para afrontar esta exigencia Calcio:
- Aumenta la captación intestinal del Ca, a través de la dieta
- Moviliza el Ca desde el hueso.
Ambos mecanismos son eficientes, y de hecho mantienen el aporte de Ca hacia la leche en pleno pico de lactancia, pero posee existe una gran limitante: La remoción del Calcio del hueso es LENTA para comenzar a funcionar. Existe un periodo de latencia, es por eso que los animales caen en un periodo de hipocalcemia. La calcemia estimula a la glándula paratiroidea para que secrete parathormona (PTH), la cual vía sanguínea llega al riñón para estimular la formación de vitamina D activa, y recién ambas podrán actuar sobre el intestino, donde aumentan expresión de los transportadores de Ca y sobre el hueso donde activan macrófagos especializados llamados osteoclastos que “disuelven “el hueso y liberan sus minerales a la sangre.

La alternativa terapéutica para evitar la Hipocalcemia es mantener activos los mecanismos de compensación, es decir lograr bajar la calcemia antes del parto y no en ese mismo momento. Este fundamento dio origen a la idea de aportar poco Ca en la dieta preparto o bien desequilibrar la relación Ca:P en la dieta elevando al segundo para originar con el exceso de P una carencia relativa de Ca que estimule la movilización ósea.
Para reducir los riesgos de presentación de la enfermedad, se puede tomar como objetivo que la DCAD este entre 0 a -50 mEq/Kg MS, que el 80% de los pH´s urinarios estén por debajo de 7.5-7.7, que los ingresos preparto de Ca no superen los 50-60 g/vaca/día y que el consumo diario de Mg sea al menos de 30-35 g/vaca/día (Corbellini, datos no publicados)


La administración de las sales aniónicas tiene como objetivo conseguir una ración de preparto con un DCAD entre –50 y –150 mEq/kgMS (Howard y Smith 1999).
Es importante realizar un análisis de Na, K, Cl y S de los alimentos que componen la dieta del preparto, para poder determinar la DCAD de la dieta y asi la dosificación de las sales preparto.
La medición más práctica para determinar si las sales están dando resultado es la del pH urinario, que refleja el estado ácido base del organismo. En términos generales se asume que si las sales están actuando correctamente el pH debe descender de 7, con rangos óptimos propuestos de 5,5 a 6,2 (Horst et al., 1997), de 5,5 a 6,5 (Pennsylvania State University, 1999) o de 6,2 a 6,8 (NRC, 2001).

SOLUCIONES TIMAC Agro PARA HIPOCALCEMIA

Calsea Preparto es un suplemento mineral con oligoelementos orgánicos para ofrecer a las vacas lecheras en su periodo de Preparto (21-28 días previo al parto).
La dosis recomendada es de 200 gramos / animal / día, mezclada con la ración.
Formulada a base de Calsea Grit, ingrediente de origen marino, con altas concentraciones de Calcio y Magnesio muy asimilables y con altísima biodisponibilidad. Contiene 32 oligoelementos.
Por su capacidad neutralizante, tiene un gran efecto Buffer o tampon. Tiene una alta microporosidad, ofrece a las bacterias un nicho ecológico favorable para su multiplicación.
Además Contiene complejo ProRumen, tecnología del Grupo Roullier, apuntado a mejorar la salud ruminal, evitando acidosis clínicas y subclínicas y otros desordenes digestivos que sufre la vaca en el periodo de transición.
Su formulación es balanceada y completa en cuanto a micro y macrominerales necesarios para afrontar dicho periodo.
A diferencia de otras sales del mercado, tiene una alta palatabilidad, evitando el rechazo al consumo.

Leave your thought